Estas en - Cocinas.

Las cocinas actuales son espacios multifuncionales donde se desarrollan todo tipo de actividades cotidianas tales como comer y preparar los alimentos, conversar en familia, ver la televisión, etc. Sin duda, para facilitar el trabajo a los usuarios, la funcionalidad, la ergonomía y la comodidad de uso deben jugar un papel clave.

Leer más

Tanto si se trata de estancias pequeñas, de planta irregular o más desahogadas, las firmas especializadas en mobiliario de cocina ofrecen toda clase de propuestas para ajustarse a las características de cada estancia e incrementar, así, los conceptos de practicidad, estética y ergonomía. Un equipamiento tiene que ser eficaz, cómodo, seguro y garantizar la libertad de movimientos del usuario para que este pueda desenvolverse en las mejores condiciones.

Atentos a la distribución de la cocina.

La disposición del mobiliario no puede elegirse por capricho, sino en función de la forma y características de la estancia junto al tipo de instalaciones necesarias. Solo de esa forma conseguiremos una composición lógica y eficaz de las zonas de trabajo.

La distribución de las diferentes áreas de maniobra debe regirse por las normas que garantizan la funcionalidad de una cocina. Lo ideal es que las partes dedicadas al almacenamiento, lavado y cocción formen un triángulo que ahorre desplazamientos innecesarios.

Pero esto no siempre es posible porque las medidas y la forma de cada estancia condiciona la ubicación de los elementos; si no queremos entorpecer la circulación dentro de la cocina o perder capacidad de almacenaje.

Si se trata de un espacio muy alargado conviene disponer de los elementos de manera lineal, para no entorpecer la circulación en el interior de la dependencia.

Si es lo bastante ancha, se pueden habilitar dos frentes paralelos y dejar uno de los extremos para crear el office que, además, acortará la sensación de tubo.

En las plantas cuadradas se repartirá a lo largo de las paredes contiguas, creando una distribución en “L”, y si el espacio lo permite, en forma de “U”.

Por lo general, las penínsulas y las islas de trabajo son elementos propios de las superficies desahogadas que deben respetar una zona de paso con una anchura mínima de 120 cm para no entorpecer la apertura de las puertas o el paso de las personas. En muchas ocasiones, acogen además el office.

Estética y funcionalidad.

La nitidez en las líneas y los detalles, así como la ausencia de elementos innecesarios constituyen el denominador común del diseño actual. Los muebles se adaptan perfectamente al estilo de vida del usuario y se completan con toda clase de electrodomésticos de última generación, así como artículos y accesorios para obtener equipamientos inteligentes donde priman el diseño y la versatilidad.

En la actualidad, las cocinas están volcadas en la estética al cien por cien y pueden llegar a integrarse perfectamente en otras estancias de la vivienda como el comedor o el salón para formar un solo ambiente. Además, los equipamientos dotados de armarios que se cierran suavemente, electrodomésticos con mínimos niveles de rumorosidad y la proliferación de pantallas táctiles para el control de los diferentes aparatos ayudan a obtener esta agradable sensación.

Formas y colores destacan por su sencillez y pureza sin renunciar a lo esencial. En ocasiones, los fabricantes introducen algún elemento rompedor para crear un efecto estético determinado. Los tiradores vistos desaparecen o adquieren un papel decorativo secundario para ceder todo el protagonismo a los frentes de puertas y cajones.

Triunfan los mobiliarios más dinámicos, desahogados y ligeros que en las múltiples composiciones abandonan su robustez e imagen rígida más tradicional. Los módulos bajos suspendidos irrumpen con fuerza mediante la incorporación de patas especiales, zócalos de dimensiones considerables o, incluso, sistemas de fijación que mantienen los diferentes armarios anclados a la pared mediante perfiles de soporte, generalmente realizados en acero.

Los muebles de la cocina Tendencias.

Las firmas de mobiliario más innovadoras proponen un gran abanico de posibilidades, desde propuestas más depuradas hasta otras más atrevidas llenas de color y formas extravagantes que encajan en las diversas corrientes decorativas.

En la producción de las cocinas se utilizan todo tipo de materiales: laca, laminado, estratificado y madera en sus diferentes variantes para potenciar la calidez del conjunto. A las opciones de siempre se suman, poco a poco, otras más innovadoras que subrayan la originalidad de la cocina.

Las láminas cerámicas de mínimo espesor, la piedra natural como la pizarra que se utiliza en el revestimientos de las puertas, creando composiciones sólidas y diferentes o, incluso, la piel tratada para este fin son buena muestra de ello.

En cuanto a los compuestos sintéticos, estos amplían la paleta de colores y aumentan tanto su resistencia como durabilidad. Cabe señalar, además, que los criterios de ecodiseño aplicados a la producción de mobiliario de cocina pueden incluso aportar nuevas ideas en cuanto a estética y funcionalidad para otorgar al producto final un aspecto diferenciador.

Diferentes materiales.

Higiénico, resistente y duradero. Estas son las tres claves que debe reunir un mueble para ofrecer la máxima garantía al desgaste continuo y al paso del tiempo.

El elemento estético resulta igual de importante. La oferta actual en materiales es muy amplia y los fabricantes ofrecen numerosas posibilidades, con la incorporación de acabados y compuestos diversos, para que el usuario pueda elegir la opción más adecuada a sus necesidades y preferencias estéticas.

Desde los más económicos y populares hasta los más caros y sofisticados, los materiales utilizados para la producción de muebles tienen su propio código con una serie de ventajas, posibilidades decorativas y mantenimiento.

  • Acero: es frío, higiénico, eficaz y protagonista absoluto en las cocinas de estilo profesional. Además, aporta brillo y luminosidad al ambiente. Hoy en día, existen tratamientos antihuellas y antirrayados que mejoran la calidad de este producto.
  • Cristal: pese a su aparente imagen de fragilidad, los frentes de cristal son resistentes, ya que se refuerzan con distintos tratamientos para garantizar una mayor durabilidad.
  • Laca: se ofrece en numerosas posibilidades cromáticas dentro de sus cuatro tipos de acabado: brillo, satinado, mate y texturizado.
  • Laminado: es impermeable, fácil de limpiar y mantener en perfecto estado. Sus colores no se alteran con el paso del tiempo y ofrecen una gran resistencia al uso diario. Gracias a las nuevas técnicas de estampación e impresión, los laminados pueden reproducir el aspecto de otros materiales.
  • Madera: confiere altas dosis de calidez y confort a la estancia, además de personalidad, gracias a su veteado natural.
  • Gres porcelánico: se presenta en forma de placas muy delgadas que cubren las puertas de los muebles. Puede combinarse con la encimera de trabajo, las paredes y el pavimento para obtener ambientes únicos.
  • Conglomerados minerales: permiten obtener superficies moldeables, sin juntas visibles, agradables al tacto y disponibles en numerosos acabados.

Cómo equipar la cocina.

El equipamiento que queda oculto tras las puertas del mobiliario ofrece numerosas opciones para adaptar la cocina a las exigencias de cada proyecto.

En el mercado encontramos diversas soluciones que aprovechan al máximo el espacio, optimizando el orden de lo almacenado y su acceso. Las unidades destinadas al almacenamiento deben distribuirse en dos áreas: una para los alimentos y otra que reúna todo el menaje y utensilios de trabajo necesarios.

Las columnas despenseras, por ejemplo, son realmente prácticas para agrupar de una forma ordenada los alimentos. Los muebles rinconeros rentabilizan las esquinas y resultan muy cómodos si cuentan con bandejas giratorias o elementos móviles. Los cajones tradicionales han dado paso a auténticas unidades de almacenaje tanto para alimentos como menaje, batería de cocina, vajilla y utensilios.

Un rincón para comer.

Contar con una zona de comidas en la propia cocina nos permite ahorrar tiempo y desplazamientos. Las firmas de mobiliario aportan toda clase de propuestas para que cualquier cocina pueda disfrutar de un comedor a su medida.

En estancias pequeñas o en los casos donde no interesa destinar una gran área a esta función, existe la posibilidad de acondicionar un office sin perder mucho espacio.

Una buena solución consiste en convertir la misma encimera de trabajo en una barra tipo bar o dar continuidad a la misma con una estructura fijada al mueble que se transforma en una cómoda mesa para comer.

Pero cuando nos encontramos en plantas más desahogadas, los fabricantes nos proponen auténticos comedores que, en muchas ocasiones, son la continuidad visual y decorativa del mueble principal.

Sigue nuestros consejos de decoración de cocinas.

YouTube

Decoración de Interiores. [Ambientes decoración salones.]

Decoración estilo nórdico escandinavo

Decoración de Bodas. Ideas de decoración para bodas.